Pájaro de juguete

Todos los días coincidía con él. Invariablemente a las 8:07 de la mañana hacía su entrada en la estación. Su atuendo sugería indigencia y el pájaro de juguete, que su cabeza no regía correctamente. Sin embargo, él con paso firme lloviera o hiciese sol, pájaro en mano e indiferente a miradas recelosas, se subía al tren, tomaba asiento, siempre al lado de la ventana y ensimismado en el cielo azul o gris, canturreaba su canción. Ayer no le vi, entendí que él y su pájaro habían aprendido a volar.

Anuncios

Un pensamiento en “Pájaro de juguete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s