Archivos Mensuales: agosto 2014

Tribulaciones de Fucsia

Allí estaba Fucsia con esa mezcla de timidez y coquetería que tanto la caracterizaba. Sus labios como no, embadurnados de su barra favorita y su voluptuosa figura embutida en una camiseta y unos vaqueros. Llegaba pronto a su cita, pues Cobalto acostumbraba a acudir un cuarto de hora antes y eso la molestaba profundamente. Sudaba, y aunque era la sexta o séptima vez que se veían, no lo recordaba bien, Cobalto la turbaba. Además estaba el tema de Beige, si, él era su chico pero que aburrida era su vida junto a él.

Cobalto en cambio era apuesto, muy varonil y un gran seductor. Su verborrea, si, lo admitía, muchas veces manida la extasiaba, su olor la enloquecía y que decir de sus ojos, podrías bucear eternamente en ellos. Pero debía tomar el control, solo faltaban dos calles y sus nervios a flor de piel no pasarían desapercibidos para Cobalto. Sin embargo su mente volvía a divagar, recordaba sus brazos morenos y fuertes, de esos que te hacen sentir que nada malo puede ocurrir, esa media sonrisa que utilizaba evidentemente para conquistar, las uñas cuidadas, su torso… -Mierda, pensó, Cobalto ya estaba allí. -Como lo hará el muy cabrón, dijo para sí.

No había vuelta atrás, Fucsia se recompuso, se colocó ese par de buen argumentos que tenía, se atusó su larga melena rubia y con una gran sonrisa se acercó a Cobalto.