Tribulaciones de Fucsia II

Se encontraba en la cama con una mezcla de miedo escénico y excitación, Cobalto le había mandado un mensaje, la deseaba, estaba segura pero qué hacer con Beige… su muro de contención se estaba desmoronando. ¿Amaba?, no, claro que no, ¿quería?, tampoco, o ¿sí?… esto era una auténtica mierda. Beige estaba allí cuando ella se aburría, cuando no tenía plan alguno, cuando estaba malita, cuando las cerdas de sus amigas iban a su casa de fiesta y por supuesto no limpiaban, y ¿a quién llamaba ella para pasar la fregona? A Beige. Sin embargo Cobalto significaba emoción, excitación, las mariposas en el estomago, un salto al vacío, bueno, quizás se estaba pasando un poco… Pero le hacía sentir tan viva el hecho de tenerle a sus pies en ocasiones y otras verle a kilómetros de distancia.

Fucsia se enfrentaba de nuevo a sus tribulaciones, necesitaba hablar, pero ¿con quién?, sus amigas Púrpura y Magenta eran de un retrógrado subido, tenían a sus respectivos Vainilla y Multicolor atados bien corto y claro, eran de la opinión de que una mujer una vez que se compromete ni cata ni mira. Aunque Púrpura y Multicolor tenían lo suyo… pero esa sería otra historia, ahora no tenía tiempo de divagar, necesitaba desahogarse y Verde hierba era la opción adecuada, exacto, llamaría a Verde Hierba, ella tenía una visión global de las cosas o mira, ya no sabía, lo mismo era tan o más retrógrada que las otras, aunque lo dudaba pero era una persona que intentaba no juzgar nunca y eso era lo que necesitaba imperiosamente en este momento.

Tras casi dos horas de conversación telefónica, pues la jodida de la Verde se había ido a vivir a cientos de kilómetros, Fucsia se encontraba mejor, convencida de que Cobalto suspiraba por sus huesos o no… pero aunque suspirase, de nuevo estaba Beige. Mierda, Verde Hierba había sido un bálsamo mientras había estado sobre la herida abierta pero ahora que ya no estaba volvía a escocer. Hoy no encontraría calma ni solución, lo único que sabía es que estaría pendiente del teléfono hasta que Cobalto diera el siguiente paso y a su vez sintiéndose como una autentica zorra, por los sentimientos que crecían por Cobalto y disminuían por Beige.

Continuará…

Anuncios

Un pensamiento en “Tribulaciones de Fucsia II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s