Pastiche de Vendetta

Capítulo 1

No se lo podía creer, era del todo imposible, ese tipo de cosas nunca le ocurrían a él. Ni en el colegio habiendo 20 piruletas y 15 alumnos… Pero si, los números coincidían y el sorteo era el de hoy, no cabía ninguna vacilación. No obstante, era tan difícil de asumir que por una vez le hubiera sonreído la suerte…

Estaba pletórico, pero ¿qué hacer a partir de ahora?, eran muchos los “kilos” ganados, podía retirarse sin ganar un duro más y moriría con más de la mitad de la pasta. Lo primero y más importante era cobrar el dinero pero ¿cómo se hacía?, no conocía a nadie al que le hubiera tocado una millonada que le pudiera asesorar. Decidió que mañana iría al mismo lugar donde había adquirido el boleto y allí le informarían de cuáles serían los pasos a seguir.

Ahora venía lo jugoso de la situación, mandaría a tomar por el culo al hijoputa de su jefe, inflaría a ostias al compañero que le había estado tocando los cojones desde hacía algo más de 3 lustros y le escupiría en un ojo al maldito director general de la fábrica pues, tenía dinero para poder hacer lo que quisiera previo y/o post pago.

Pagaría la hipoteca a tocateja, abriría varias cuentas y crujiría a los bancos para que le dieran todo tipo de beneficios y regalos exclusivos, tiraría por un barranco la cafetera que tenía por coche, pues era uno de sus sueños, el tirarlo por el barranco, no el cambiar de coche, aunque coño, un coche de lujo también era el sueño de cualquiera, Porche, Lamborgini, Lexus, Ferrari incluso joder, ahora podía permitirse cualquier capricho.

Y ¿luego?, luego no había límites. Ajustadas las cuentas en el curro y arreglados los temas de la casa, el banco y el coche, el mundo se rendiría a sus pies. Restaurantes de lujo, viajes de ensueño, comida delicatessen, mujeres de bandera… Era lo mejor que le podía haber pasado en la vida, no cabía duda.

Capítulo 2

Nuestro afortunado amigo durmió muy mal esa noche por el estado de excitación en el que se encontraba, su mente divagaba, imaginaba, fantaseaba pero esta vez no iba a quedar en agua de borrajas. Todo hijo de vecino tenía ilusiones pero eran eso, meras ilusiones, él disponía de la varita mágica que las convertiría en contundentes realidades.

(El problema es que el ser humano suele vender la piel del oso antes de cazarlo y a menudo, olvida que si se inicia un viaje de venganza, previamente ha de haber cavado dos tumbas.)

Con tales ansias de venganza nuestro protagonista, cansado de dar vueltas en la cama, se duchó, se vistió y en vez de dirigirse a recoger el “grial” que le llevaría, en principio, a tener una vida plena, pues tampoco olvidemos que el dinero no da la felicidad aunque la compra hecha, tenerlo asegurado y ya luego pues en fin, lo que fuere surgiendo, se presentó en la fábrica. Entendible hasta cierto punto pues los muchos años de vejaciones es lo que tienen pero ¡ay! Si hubiera relativizado la cosa, otro gallo le hubiera cantado flamenco

Capítulo 3

La fábrica era un caos, gritos, gente histérica corriendo, cajas, brazos, piernas, cabezas (no se asusten, se trata una fábrica de muñecas) y papeles esparcidos por todas partes, un individuo tendido en el suelo con un tiro en el costado, otro, muerto de un tiro en la cabeza, un tercero, escondido debajo de una mesa temblando y el cuarto de los que nos compete, acurrucado en una pared meciéndose mientras repite una y otra vez, “nunca más”.

La policía y varios sanitarios irrumpieron en la fábrica, con el muerto no pudieron hacer nada salvo certificar la muerte, al herido se lo llevaron de forma urgente en una camilla, al tercero, totalmente ileso, le pusieron una manta por encima y le sentaron en una silla mientras intentaban que se tranquilizase y al último, lo esposaron y se lo llevaron detenido. Seguía balanceándose y repitiendo una y otra vez “nunca más”.

TITULAR DEL A. B. C. DE LA RAZÓN DE NUESTRO PAIS A LA VANGUARDIA DEL MUNDO EN 20 MINUTOS

E.G.P ha sido detenido por el ataque pertrechado a los empleados de Que Injusta es la Vida-fábrica de muñecas, que se ha saldado con una víctima mortal (R.C.A), un herido grave (P.T.Z.) y varios trabajadores en un estado de ansiedad considerable.

Parece ser que E.G.P. se presentó en la fábrica, donde él mismo trabajaba, al borde de un ataque de nervios, según nos ha confirmado una fuente testigo directo de los hechos. Transcurriría una media hora, nuevamente según la fuente, cuando se escuchó un tiro y luego otro, después todo se convirtió en pánico, gritos, histeria colectiva… se pueden imaginar.

No ha trascendido que llevó a E.G.P. a atentar contra la vida de R.C.A y P.T.Z. en particular y el resto de empleados en general. Actualmente se encuentra en las dependencias de la jefatura de la policía a la espera de la imputación de los cargos.

Capítulo 4

El muy gilipollas en vez de cobrar el boleto ganador, embolsarse los más de 11 “kilos”, olvidarse para siempre de la puta fábrica y disfrutar con todo lo que había planeado, no, tenía que vengarse de aquellos que le habían hecho “pupita”.

El pobre desgraciado se presentó en la fábrica, dispuesto a restregar su estrenada buena suerte y humillar, a aquellos que le habían humillado pero tantos años de sumisión, pasan factura. El presidente ni se dignó a salir de su despacho, el jefe pasó de él como de comer mierda y el capullo del compañero encima con pitorreo. Resultado: cortocircuito múltiple. Un muerto; el capullo del compañero, un herido; el jefe pasota y un ataque de ansiedad para el presidente ausente, hay que joderse que hasta en esto tengan suerte.

El caso fue que el pobre desgraciado se desquició tanto que sacó la pipa que llevaba en la mochila (que a ver, hasta jodido lo va a tener para alegar enajenación mental en el juicio, ¿para qué una pistola cielo?, realmente la llevaba por protección de cara al tema de la pasta pero el arma tenía ya unos años, y la finalidad de adquisición, para que engañarnos, haber volado unas cuantas cabezas, pero hijo haberlo hecho en su momento, no ahora que todos tus problemas, al menos los económicos se iban a resolver de un plumazo) y le calzó un tiro entre ceja y ceja al compañero (por ser muy capullo y esas cosas), al jefe también le hubiera liquidado pero el disparo no fue mortal y luego ya todo fue un cristo tremendo.

MORALEJA

Aparte de todas aquellas relacionadas con que la venganza no lleva a ninguna parte, totalmente de acuerdo. Gilipollas, si ganas 11 “kilos”, cóbralos y a vivir que son dos días. Y de paso el Valium, Orfidal, Transilium, según guste cada uno, están para algo.

Anuncios

4 pensamientos en “Pastiche de Vendetta

  1. paloma

    Me ha gustado. Un poco d intriga, despiste con “piernas, brazos” q en realidad sólo son d muñecos pero al final si hay asesinato u homicidio. Positivo porque la moraleja final es ‘no lo hagas, disfruta d lo que te ha tocado, d lo que tienes en definitiva y que les den.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s