Clavel Reventón Disfrutalavida, antes conocida como Margarita Sempiterna Mustia

Como cada día, da igual que lloviera a cantaros, hiciera un frío pelón o Lorenzo (me refiero al Astro Rey, no a un fulano cualquiera) estuviese fogoso, Margarita Sempiterna Mustia cogía su bolso y se dirigía a alguna de las cafeterías predilectas. Su elección se basaba únicamente en una cuestión, debían disponer de una terraza cubierta para poder acompañar su expresso con algún que otro pilboro light. Una vez sentada, con la taza humeante delante y el primer cigarrillo encendido, sacaba su libreta y se disponía a escribir.

“Marie harta de su marido, un viejo hosco carente de cualquier atisbo de romanticismo, decidió arrojarse a los brazos de Marcelo, uno de los pescaderos del mercado. Lleva tiempo observando esos ojos negros, su tez morena, unos brazos firmes y musculosos que decapitaban besugos y merluzas, limpiaban pulpos y calamares y luchaban fervientemente con centollos y cigalas.

En un principio se había contentado con fantasear con Marcelo de forma inocente, un paseo por el parque, un refrigerio en algún café del puerto, quizás rozar sus manos cuando él la acompañara a casa… pero poco o poco, esos sueños despierta la dejaban insatisfecha, necesitaba más, un beso húmedo y profundo, un roce en…”

No, no, no, solía repetirse mentalmente Margarita, mientras cerraba bruscamente su libreta. Qué pensaría su marido [en fin…], sus hijos, vecinos… Cómo se le había ocurrido presentarse al X Certamen de Novela Erótica del Ayuntamiento de Meapilotas del Ferviente Frígido. Sin embargo, había, no, más bien sentía un impulso interior que le llevaba a escribir todas las mañanas. El hecho de su marido la tuviese por una vulgar “fregona” que había parido 7 hijos y por además, satisficiera sus “pasiones más salvajes” con cualquier otra, debían contribuir a ello fervientemente.

La historia la tenía medianamente estructurada, una joven hermosa en manos de un vil barón [referido al título nobiliario, no a nuestra condición masculina, que quede claro, aunque la otra es con V pero por si las moscas que nunca se sabe] con dinero, pues ya sabemos que abundan muchos sin un puñetero chavo, que le hacía marchitarse a pasos agigantados. Sin embargo, un buen día aparece ese rayo de esperanza materializado en un auténtico hombre pero de origen humilde y sin recursos económicos. La atracción entre ambos crece de tal modo que finalmente sucumben a sus pasiones más salvajes. Luego la cosa se lía, evidentemente, pero el amor triunfa. Una novela romántica al uso pero con más dosis de erotismo que las habituales, algo así como “Las Luces [más bien pocas, juas, juas] de Gris” pero de época y con gusto. Sin embargo, cuando intenta plasmarlo en el papel, las altas dosis de erotismo se entiende, se cortocircuita, el rubor le invade todo el cuerpo y ello le impide proseguir con la historia. Por lo que llevaba atrancada con las fantasías ardientes de Marie desde hacía ni se sabe, porque antes del X Certamen, estuvieron el IX, el VIII y el VII.

Pero la vida de Margarita Sempiterna Mustia iba a cambiar de forma repentina.

Un día, como hubiera podido ser cualquier otro, su amiga Geranio Marchito Yaquisierastumaridodeloscojones, [su madre era de origen oriental o griega, bueno que no era de aquí] le propuso una salida nocturna. En un principio Margarita se opuso en rotundo, llevaba sin trasnochar décadas, no tenía vestuario, le faltaba espíritu y además era abstemia, gran contraste con Geranio, mujer que podía beberse tres botellas de vodka sin apenar trastabillar [pues lo mismo era rusa carajo, la madre]. Sin embargo, la insistencia de la amiga, la de sus hijas y la llamada de su marido indicando que debía pasar esa noche y la siguiente fuera por una convención repentina de alfileres con punta chata hicieron que cualquier resistencia al plan se quebrase y pon ende, accediese hasta de buen grado.

Qué había hecho con su vida, pensaba Margarita Sempiterna Mustia que se había convertido en un abrir y cerrar de ojos en Clavel Reventón Disfrutalavida. El hecho es que después de dos mai tai y tres bailes con un mulato de toma pan y moja las ideas aunque un tanto ebrias, pues recordemos que la mujer era abstemia desde hacía 53 años, vamos desde que había nacido, estaban claras, mandaría a hacer puñetas al golfo de su marido y escribiría de una vez por todas su opera prima a la que titularía “Amor en temporada de merluza”.

Y joder si lo cumplió, el día siguiente, a pesar de la resaca, Clavel Reventón Disfrutalavida, anteriormente conocida como Margarita Sempiterna Mustia, tiró por la ventana las cosas de su marido, cambió la cerradura de la puerta y le envío el siguiente whatsapp:

“Querido te puedes ir a tomar por culo, igual hasta te gusta. Ya ves, me he liberado. Tus cosas, en el parque de debajo de casa aunque cuando llegues de la “convención” igual las tienes que luchar con esos sucios harapientos como tú les llamas pero que no veas como distinguen un Armani de un Carrefour. Lo dicho, mi abogada se pondrá en contacto contigo para el divorcio, Bye”.

En los sucesivos días fue a la peluquería para cambiar de look, arrasó en las boutiques de la calle Cuasicentral y se estudió a fondo el Kamasutra, adquirido en una pequeña librería, también de la calle Cuasicentral, regentada por un bigardo rubio muy ducho en el tema dispuesto a ilustrarla en cuanto quisiera, para terminar “Amor en temporada de merluza”.

Y así fue, la terminó y “Amor en temporada de merluza” fue galardonado en el X Certamen de Novela Erótica del Ayuntamiento de Meapilotas del Ferviente Frígido con el tercer premio, nada menos que un viaje a Picantitos de Arroyos del Frenesí para dos personas, un suministro de profilácticos para un año [o diez, dependiendo de cada cual] y 3.000 euros. Clavel Reventón Difrutalavida, anteriormente conocida como Margarita Sempiterna Mustia, se llevó al bigardo rubio y el Kamasutra debajo del brazo a Picantitos de Arroyos del Frenesí y parece ser, se comenta, que regresaron con menos de la mitad del suministro de profilácticos para un año [o 10 coño].

Añadir que una editorial independiente vio un gran filón en “Amar en temporada de merluza” y no se equivocaba, fue un verdadero best seller, que hizo ricos a editorial y escritora. De hecho se va a estrenar la película con actores del caché de Escarlata Johannesburgo en el papel de Marie, Jorge Clónico, esta vez como el vil barón [raro, raro…] y Colins Farragoso como no podía ser de otra forma, interpretando [ya quisiera…] a Marcelo. Como casi toda gran producción, un poco bodrio pero mucha pasta, lo que conllevó más cuartos para Clavel Reventón Disfrutalavida, anteriormente conocida como Margarita Sempiterna Mustia.

Actualmente Clavel Reventón Disfrutalavida, anteriormente conocida como Margarita Sempiterna Mustia, se encuentra en pleno proceso creativo con su segunda novela, “Tiempo entre lechuzas”. Algo así como una joven hermosa obligada a casarse con un tratante de pieles cruel pero harta de su violencia y falta de amor, cae en los brazos del fornido aunque sensible criador de lechuzas con el que la pasión es tal que el Kamasutra se les queda pequeño… Suena a consolidación como escritora… ahí lo dejo.

Aviso a navegantes, aunque le he tenido amordazado la mayor parte del tiempo, creo que el Director (podrán identificarle porque siempre va entrecorchetado), sí, aquel de los comentarios del Cuento de Navidad, ha colado alguna de sus “genialidades”. Dado que soy pobre y no dispongo de editor ni corrector, ajo y agua si ven alguna gilipollez de las suyas y no me responsabilizo de sus declaraciones. Hala y para casa ya, que esto se ha terminado.

Anuncios

6 pensamientos en “Clavel Reventón Disfrutalavida, antes conocida como Margarita Sempiterna Mustia

  1. jagxs

    Me encanta la lectura que propones, aunque he de decir que tengo que leer y releer (ya sea por no entenderte o no entenderme) es muy agradable.

    KnHs

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s