Archivo de la categoría: Fábulas o pretendía serlo…

Con toda mi mala hostia, pero sin acritud, que conste

Es triste pensar en la cantidad de personas que siendo diligentes, válidas, útiles… no tengan donde caerse muertas, pero más triste es pensar en la cantidad de personas que siendo un jodido malgasto de oxígeno, disfruten de una posición que no se merecen. Podrá sonar un tanto reaccionario, no lo discuto, pero es que hay gente que no vale ni la puta bala con la que habría que fusilarla.

Y al hilo de esta reflexión, paso a contarles la vida de Taruga Soymástonta Quepichote.

Érase una vez, una histérica mujerzuela a la que sus santos padres [lástima que no hubieran sido bendecidos con el don de la infertilidad] bautizaron como Taruga. La niña en cuestión había salido lo que se dice fea de cojones, tonta profunda, así como poca cosa y sin gracia y con muy mala baba. Sin embargo, esos abnegados progenitores la criaron y educaron como si la nena fuera la octava maravilla del mundo. Un rotundo éxito, Taruga creció rodeada de estímulos positivos lo que provocó que su personalidad se forjase en la confianza, y aún diría más, en el desprecio absoluto por el resto de los mortales. Pues Taruga no era perfecta, era pluscuamperfecta.

En la guardería comenzó a despuntar, fue premio extraordinario de coloreado de pato, porque quién quiere aprender a leer cuando se es capaz de rellenar el ánade sin salirse de la línea. Y en primaria la cosa siguió mejorando, fue nombrada ayudante de la sádica monja que ejercía como profesora [jodiendo al resto de alumnos, claro] y consiguió el record Guinness al rellenar 387 cuadernillos Rubio de mayúsculas, en solo una jornada escolar, sin finalmente discernir la diferencia entre estas y las minúsculas.

Taruga siguió sumando años y cosechando éxitos en el Instituto Privado San Dinero Que Compra Que Aprobéis Pedazo de Alcornoques. Entre sus mayores proezas destacan el pintado de la fachada en rosa chicle [se nota ese premio extraordinario en coloreado de pato], el establecimiento como requisito obligatorio del uso exclusivo de bolígrafos con purpurina y la disminución de calorías en el menú del comedor, triunfando con su plato estrella: inhalado de vapor de agua light.

Y llegó el momento de matricularse en la universidad, estuvo mirando por aquí y por allá, pero nada, no encontraba palo para ahorcarse [gustosamente le hubiera dado uno, pero qué digo yo, gustosamente le hubiera hecho el trabajo completo] hasta que dio con la Escuela Superior P.U.F.O. [Posible Universidad Fraudulenta Ornamental] especializada en Unicorniología [si, relativa a los unicornios] en la República Bananera de Lo Mío es Mío y lo Tuyo También. Como no, premio extraordinario en el trabajo de fin de carrera con “1.080 peinados para un unicorniponi rosa” [un curre de la hostia] y Sunny Cun Laedu [algo bastante más relevante que el Summa Cum Laude, digo yo].

Recién licenciada, graduada o arquitecta, aunque quizás ingeniera, desconozco el título específico que se otorga en tan prestigiosa escuela, volvió a su tierra dispuesta a cazar a un gilipollas que la aguantara y por supuesto, la mantuviese. Su objetivo, Tengomusculoshastaenelpíloro García, si un nombre un poco largo pero francamente exótico, y por aquello de acortar, coloquialmente conocido por Piloro, que no Píloro, que conste. Millonetis no era pero no andaba mal de pasta, pues el fulano se ganaba la vida como columna de parking, y debido a lo específico del trabajo y el plus de peligrosidad, a final de mes se levantaba un pico. Taruga se lo terminó llevando al huerto con su boca ponzoñosa de comepollas, pues quiso el destino que el muchacho fuera oligofrénico profundo [el pobre infeliz, que no sabía dónde se metía] adicto a las felaciones. Una boda por todo lo alto, una casita en un barrio residencial de nuevo rico y un mini perro rosa hicieron las delicias de Taruga durante un tiempo.

Pero transcurridos unos meses, Taruga necesitaba más, quería incorporarse al mundo laboral como profesional y gran especialista [en unicorniponis rosas] que era. No tuvo suerte al principio, pues en más de una empresa tuvo que salir por patas por riesgo a que la ingresaran por la vía de urgencia en el psiquiátrico más cercano. Pero hete aquí que el destino le volvió a sonreír.

Era un día soleado cuando Taruga se presentó en EVISCERADOS REUNIDOS, S.A.U., empresa de exportación de sopa de menudillos líder a nivel mundial, por la siguiente oferta de empleo: Qualified technician polymeric overlapping spheres [Técnico cualificado en superposición de esferas poliméricas o lo que viene a ser lo mismo, el currito que plantifica la tapa al bote de la sopa en una cadena, pero eso ella lo desconocía]. Gustó en exceso al [mendrugo] jefe de área y no solo contrató a Taruga, si no que le asignó la responsabilidad de motivar a los curritos plantifica-tapas [lo que es la suerte, cago en to].

Fueron tiempos duros, un reinado de terror para aquellas pobres criaturas pero una fase feliz para Taruga, pues se dio cuenta de que sus dotes de liderazgo eran excelsas [je,je,je]. La primera medida, por supuesto, fue cambiar el mono de trabajo gris por uno rosa [es sabido que a mayor colorido, mayor felicidad], otra, quizás la de mayor impacto [negativo], fue la implantación del Trirrevisado, lo que antes hacía diligentemente una persona ,ahora debía ser revisado por otras dos, por aquello de constatar certeramente, y recalco lo de constatar certeramente, que la tapa quedaba correctamente colocada, lo que provocó la bajada [en picado] de la producción y el incremento de costes, pero la empresa y el [mentecato] jefe de área siguieron confiando en Taruga y esta, haciendo de su capa un sayo como dilucidar sobre las ventajas de la utilización de la rueda cuadrada en detrimento de lo que es una rueda, redonda vaya.

Actualmente [de cajón la cosa], EVISCERADOS REUNIDOS, S.A.U., está pasando por una mala racha, las exportaciones están al mínimo, los costes triplicados y la policía junto con la fiscalía han abierto una investigación por el índice elevado de suicidios de qualified technician polymeric overlapping spheres y por ello, Taruga está sopesando cruzar el charco y apostar por su carrera como agente de inversiones en camellos cosmopolitas en la Gran Manzana. Todo se andará…

Siento decirles, que este cuento no tiene moraleja, o si, digamos que unos nacen con estrella por alcornoque, soplapollas, analfabeto funcional o malgasto de oxigeno que uno sea y por el contrario, otros nacen estrellados por bueno, eficaz, diligente o profesional que uno buenamente pueda ser.

FIN!

Pastiche de Vendetta

Capítulo 1

No se lo podía creer, era del todo imposible, ese tipo de cosas nunca le ocurrían a él. Ni en el colegio habiendo 20 piruletas y 15 alumnos… Pero si, los números coincidían y el sorteo era el de hoy, no cabía ninguna vacilación. No obstante, era tan difícil de asumir que por una vez le hubiera sonreído la suerte…

Estaba pletórico, pero ¿qué hacer a partir de ahora?, eran muchos los “kilos” ganados, podía retirarse sin ganar un duro más y moriría con más de la mitad de la pasta. Lo primero y más importante era cobrar el dinero pero ¿cómo se hacía?, no conocía a nadie al que le hubiera tocado una millonada que le pudiera asesorar. Decidió que mañana iría al mismo lugar donde había adquirido el boleto y allí le informarían de cuáles serían los pasos a seguir.

Ahora venía lo jugoso de la situación, mandaría a tomar por el culo al hijoputa de su jefe, inflaría a ostias al compañero que le había estado tocando los cojones desde hacía algo más de 3 lustros y le escupiría en un ojo al maldito director general de la fábrica pues, tenía dinero para poder hacer lo que quisiera previo y/o post pago.

Pagaría la hipoteca a tocateja, abriría varias cuentas y crujiría a los bancos para que le dieran todo tipo de beneficios y regalos exclusivos, tiraría por un barranco la cafetera que tenía por coche, pues era uno de sus sueños, el tirarlo por el barranco, no el cambiar de coche, aunque coño, un coche de lujo también era el sueño de cualquiera, Porche, Lamborgini, Lexus, Ferrari incluso joder, ahora podía permitirse cualquier capricho.

Y ¿luego?, luego no había límites. Ajustadas las cuentas en el curro y arreglados los temas de la casa, el banco y el coche, el mundo se rendiría a sus pies. Restaurantes de lujo, viajes de ensueño, comida delicatessen, mujeres de bandera… Era lo mejor que le podía haber pasado en la vida, no cabía duda.

Capítulo 2

Nuestro afortunado amigo durmió muy mal esa noche por el estado de excitación en el que se encontraba, su mente divagaba, imaginaba, fantaseaba pero esta vez no iba a quedar en agua de borrajas. Todo hijo de vecino tenía ilusiones pero eran eso, meras ilusiones, él disponía de la varita mágica que las convertiría en contundentes realidades.

(El problema es que el ser humano suele vender la piel del oso antes de cazarlo y a menudo, olvida que si se inicia un viaje de venganza, previamente ha de haber cavado dos tumbas.)

Con tales ansias de venganza nuestro protagonista, cansado de dar vueltas en la cama, se duchó, se vistió y en vez de dirigirse a recoger el “grial” que le llevaría, en principio, a tener una vida plena, pues tampoco olvidemos que el dinero no da la felicidad aunque la compra hecha, tenerlo asegurado y ya luego pues en fin, lo que fuere surgiendo, se presentó en la fábrica. Entendible hasta cierto punto pues los muchos años de vejaciones es lo que tienen pero ¡ay! Si hubiera relativizado la cosa, otro gallo le hubiera cantado flamenco

Capítulo 3

La fábrica era un caos, gritos, gente histérica corriendo, cajas, brazos, piernas, cabezas (no se asusten, se trata una fábrica de muñecas) y papeles esparcidos por todas partes, un individuo tendido en el suelo con un tiro en el costado, otro, muerto de un tiro en la cabeza, un tercero, escondido debajo de una mesa temblando y el cuarto de los que nos compete, acurrucado en una pared meciéndose mientras repite una y otra vez, “nunca más”.

La policía y varios sanitarios irrumpieron en la fábrica, con el muerto no pudieron hacer nada salvo certificar la muerte, al herido se lo llevaron de forma urgente en una camilla, al tercero, totalmente ileso, le pusieron una manta por encima y le sentaron en una silla mientras intentaban que se tranquilizase y al último, lo esposaron y se lo llevaron detenido. Seguía balanceándose y repitiendo una y otra vez “nunca más”.

TITULAR DEL A. B. C. DE LA RAZÓN DE NUESTRO PAIS A LA VANGUARDIA DEL MUNDO EN 20 MINUTOS

E.G.P ha sido detenido por el ataque pertrechado a los empleados de Que Injusta es la Vida-fábrica de muñecas, que se ha saldado con una víctima mortal (R.C.A), un herido grave (P.T.Z.) y varios trabajadores en un estado de ansiedad considerable.

Parece ser que E.G.P. se presentó en la fábrica, donde él mismo trabajaba, al borde de un ataque de nervios, según nos ha confirmado una fuente testigo directo de los hechos. Transcurriría una media hora, nuevamente según la fuente, cuando se escuchó un tiro y luego otro, después todo se convirtió en pánico, gritos, histeria colectiva… se pueden imaginar.

No ha trascendido que llevó a E.G.P. a atentar contra la vida de R.C.A y P.T.Z. en particular y el resto de empleados en general. Actualmente se encuentra en las dependencias de la jefatura de la policía a la espera de la imputación de los cargos.

Capítulo 4

El muy gilipollas en vez de cobrar el boleto ganador, embolsarse los más de 11 “kilos”, olvidarse para siempre de la puta fábrica y disfrutar con todo lo que había planeado, no, tenía que vengarse de aquellos que le habían hecho “pupita”.

El pobre desgraciado se presentó en la fábrica, dispuesto a restregar su estrenada buena suerte y humillar, a aquellos que le habían humillado pero tantos años de sumisión, pasan factura. El presidente ni se dignó a salir de su despacho, el jefe pasó de él como de comer mierda y el capullo del compañero encima con pitorreo. Resultado: cortocircuito múltiple. Un muerto; el capullo del compañero, un herido; el jefe pasota y un ataque de ansiedad para el presidente ausente, hay que joderse que hasta en esto tengan suerte.

El caso fue que el pobre desgraciado se desquició tanto que sacó la pipa que llevaba en la mochila (que a ver, hasta jodido lo va a tener para alegar enajenación mental en el juicio, ¿para qué una pistola cielo?, realmente la llevaba por protección de cara al tema de la pasta pero el arma tenía ya unos años, y la finalidad de adquisición, para que engañarnos, haber volado unas cuantas cabezas, pero hijo haberlo hecho en su momento, no ahora que todos tus problemas, al menos los económicos se iban a resolver de un plumazo) y le calzó un tiro entre ceja y ceja al compañero (por ser muy capullo y esas cosas), al jefe también le hubiera liquidado pero el disparo no fue mortal y luego ya todo fue un cristo tremendo.

MORALEJA

Aparte de todas aquellas relacionadas con que la venganza no lleva a ninguna parte, totalmente de acuerdo. Gilipollas, si ganas 11 “kilos”, cóbralos y a vivir que son dos días. Y de paso el Valium, Orfidal, Transilium, según guste cada uno, están para algo.

La putada de que una panga llamada Judas se interponga en tu camino

Mi madre siempre me ha dicho que los “tontitos”* son lo más peligroso que hay sobre la faz de la tierra. Uno ve a un león y empieza a correr o rezar, lo mismo ocurre con un áspid o incluso una sanguijuela, te transmiten de forma clara lo que son y las consecuencias que te puede acarrear el enfrentamiento con ellos. Sin embargo esto no ocurre con el “tontinto”, este siempre tiene aspecto frágil, que necesita de tu protección, te lo crees y luego…, luego zas! Te metes la leche del siglo. Descubres que a tu costa, ya sea por tu ayuda, porque has confiado en él y luego te ha vendido como a un perro o porque te ha robado un riñón en una coche de borrachera, él supera todas las adversidades y tú que podías haberlas superado mirando al tendido fracasas estrepitosamente.

Por aquello de innovar un poco y no aburrir con manifiestos manidos y que plantean problemas que actualmente, dada la situación y el planteamiento global son imposibles de solucionar, voy a probar suerte con una fábula (decir, por aquello de posibles imputaciones por plagio que me inspirado en el Capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte).

Lucas era una orca apodada “el asesino”, su vida consistía en matar por encargo y matar para sobrevivir, no se puede decir que tuviera muchos principios pero si era una orca valiente.

Lucas tenía un amigo llamado Rodolfo alias “el viejo tiburón”, mafioso retirado que le pasaba los “encargos”, el último había sido hacía un par de semanas, un foca-macho que se había beneficiado a la mujer-foca de otro foca-macho con cierto carguillo en uno de los grandes desfiladeros. El trabajo había sido rápido y sin contratiempos, pues las máximas de Lucas eran la eficacia y la rapidez.

Ayer Lucas recibió la llamada de Rodolfo, le ofrecía un nuevo trabajo y esta vez pagado con el doble o quizás el triple de lo habitual, lo que venían siendo 40 o incluso 60 atunes pero Lucas perro viejo ya, sabía que revestiría mayor peligro. Y en efecto, adquirida la información supo con certeza que se trataba de un asunto más sucio de lo habitual, resulta que un tan Carloto, un “pez gordo” de la mafia, realmente era un elefante marino obeso, quería acabar con la vida de una panga llamada Judas, esta se había ido de la lengua en ciertos asuntos de tráfico ilegal de coral y piel de oso polar. El tal Judas era una panga enclenque que había ido ascendiendo en la cadena trófica a base del esfuerzo de los demás y por supuesto de vender hasta a su padre, en los últimos años se le relacionaba con las actividades de Carloto pero hacía un par de meses, Judas había cantado la “traviata” ante el pingüino policía Paco por el tema del tráfico ilegal. Se había liado la marimorena, habían caído varios de los lugartenientes de Silvio pero este había conseguido escabullirse de momento sin embargo, la casusa aún estaba pendiente por lo que “vendettas” aparte, Carloto tenía que silenciar definitivamente a Judas por su propia supervivencia.

Lucas sabía que el fulano al que tenía que liquidar no era trigo limpio pero el tráfico de pieles de oso le traía por la calle de la amargura, consideraba a los osos polares dignos adversarios y eso de atacar por la espalada, a lo cobarde, para desollarlos vivos sin darles oportunidad de defenderse era algo con lo que no podía. Sin embargo 40 o 60 atunes, eran eso mismo, 40 o 60 atunes.

Tras varias batidas, Lucas encontró a Judas, realmente era una panga de lo más asquerosa y cobardica, había llorado, había suplicado, le había ofrecido atunes, orcas-rameras…, pero había hecho lo correcto al fin y al cabo, el tráfico de pieles de momento se había paralizado pero la actividad no tardaría en reanudarse si el capo Carloto no era ejecutado. Por lo que Lucas a pesar de poner en riesgo su pellejo, llevó a Judas a lugar seguro.

Las siguientes semanas no fueron fáciles, Carloto quería ahora acabar con Lucas pero tras darle matarile a varios tiburones-matones, habían llegado a un acuerdo tácito de no agresión, el de tu no dices nada, yo te dejo tranquilo.

En estas estábamos cuando Paco, el pingüino policía encargado del caso, apareció destrozado a mordiscos, a pesar de su tamaño había vendido cara su piel, un par de morsas y un león marino fueron hallados muertos cerca de su cadáver. Lucas se enteró y fue a buscar a Judas, esa rata acuática estaba metida en el ajo. Sin embargo en medio de la búsqueda fue apresado por el asesinato de Paco y los otros tres matarifes. Resulta que Judas, temeroso de que Lucas cambiara de opinión sobre no despacharlo fue a hablar con Carloto, consiguió que no le matase en el mismo momento que entraba en sus dominios y consiguió que le escuchara, le tendería una emboscada a Paco, pues la información se la iba dando a cuentagotas para sacar la mayor tajada posible, y allí acabarían con él. Muerto Paco podrían sobornar al resto de la brigada antivicio y a Lucas le endilgarían el asesinato de Paco para que se lo comiera con patatas, dos pájaros de un tiro.

Moraleja: Aléjate de las pangas enclenques, asquerosas y cobardicas, sobre todo si se llaman Judas.

Creo que esto tiene de fábula lo que yo de bailaora de flamenco pero bueno, en la innovación está el éxito o el fracaso más absoluto pero si no arriesgas no ganas. Ahí queda dicho.

*Por aquello de que es mejor prevenir que lamentar, indicar que el término “tontito” utilizado, no se refiere en ningún momento a aquellas personas que pueden tener algún tipo de discapacidad psíquica, en lo más mínimo. Cuando hablo de “tontito” me refiero a aquellas personas que careciendo de cualquier tipo de discapacidad, utilizan la buena fe de las personas para hacerles creer que ellos estan en inferioridad de condiciones, en cualquier terreno, por lo que la persona de buena fe intenta prestarle su ayuda hasta que el “tontito” se descubre, el de buena fe se da cuenta que de inferiores condiciones nanai de la china y se lleva un palmo de narices. El “tontito” le ha distraido de forma vil de sus objetivos y el “tontito” es el que se lleva el gato al agua.